Pasar una tarde de verano en un parque infantil es divertido, pero si encima es para hacer una sesión de fotos a un niño de un poco más de año y medio es mucho más divertido. Antonio el padre de Alejandro me llamó para darle una sorpresa a su mujer, era su cumpleaños y quería tener unas fotos bonitas para regalárselas  en su día. La sesión discurrió en el Parque San Juan de Telde y concretamente en la parte dedicada a los menores, el parque infantil para pequeñitos.

 

Hacía bastante sol, así que intentando huir de los altos contrastes que genera una luz tan intensa. Alejandro no paraba, me subo al tobogán, corro para allá, corro para acá… me escapo del parque… lo normal en un niño de su edad. Eso sí, fue subirse al columpio y quedó como hipnotizado… tranquilo, sereno y no se quería bajar ni en broma.

Espero que disfruten como sé que lo hizo la madre de Alejandro en su cumpleaños, el resultado me agrada bastante y espero que a ustedes también les guste.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

*