Cuando Yaiza la madre de Miguel Ángel me dijo que quería una sesión de familia con su hijo como protagonista no me esperaba a un niño tan cariñoso. Su reacción al verme fue inesperada para mí, normalmente los niños que no me conocen se quedan un poco parados como pensando “¿quién es ese señor?”, pero Miguel Ángel corrió hacia mi y se abrazó a mi pierna, acto seguido me dio dos besos y no se despegó de mi mientras jugaba, me quedé “flipado”.

Me ha encantado hacerle fotos a Miguel Ángel porque todo ha sido muy fluido, era como si yo estuviera allí para jugar con él y no importaban los flashes ni la cámara.

La sesión la empezamos como siempre en casa, luego dimos un salto a casa de sus abuelos que tienen una terraza con vistas a la playa de las Canteras que me dio mucha envidia, jeje. Y luego para rematar nos fuimos al parque Doramas, que estuvo muy bien al ser un día medio nublado, pude sacar muchas fotos sin preocuparme por el sol. Los padres disfrutaron la sesión y Miguel Ángel no paró de reír y pasárselo genial.

Yo he disfrutado mucho esta sesión, y creo que eso se nota en el resultado.

Leave a Reply

*